¿Qué es la pérdida auditiva? ¿Alguna vez te has preguntado si es cierto todo lo que se dice? Al margen de las creencias y opiniones populares, es importante conocer la evidencia científica sobre la pérdida auditiva para evitar malentendidos y consecuencias negativas para la salud y el cuidado de los oídos.

A continuación, esperamos desmontar algunos mitos sobre la salud auditiva y el uso de audífonos, ayudar a eliminar el estigma social relativo a los audífonos y mejorar la calidad de vida de las personas con pérdida auditiva.

MITO: LA PÉRDIDA AUDITIVA ES DE «GENTE MAYOR»

Realidad: la pérdida de audición es un problema de todos; no entiende de edades. Es cierto que la mayoría de las personas pierden la audición a medida que envejecen; sin embargo, se observa una tendencia creciente en las personas de mediana edad e incluso jóvenes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que el 8 % de la población española (alrededor de 4 millones de personas) tiene pérdida auditiva.  Si bien es cierto que la pérdida de audición es un trastorno asociado a la edad (tal y como lo percibe la mayoría de la población), cada vez más jóvenes padecen algún tipo de problema de audición. La edad y las infecciones crónicas siguen siendo una de las causas más frecuentes de pérdida, pero la exposición al ruido excesivo se ha convertido en uno de los principales factores de riesgo. Hábitos como escuchar música a volumen alto, no utilizar protección auditiva en entornos muy ruidosos o asistir a conciertos y eventos deportivos con altos niveles de ruido hacen que la hipoacusia sea más común entre jóvenes.

MITO: LA PÉRDIDA DE AUDICIÓN ES INEVITABLE. NO SE PUEDE PREVENIR CON LA EDAD  

Realidad: la pérdida de audición tiene muchas causas, incluida la genética, algunos medicamentos y la exposición a ruidos fuertes.  Fumar y la diabetes también pueden causar pérdida de audición. Los efectos acumulativos del ruido en la sociedad actual, así como el daño del sol en la piel aumentan la prevalencia de pérdida auditiva a lo largo de la vida, es decir, entre adultos mayores.  La exposición al ruido es la causa más prevenible de pérdida auditiva. 

MITO: SI TUVIERA ALGÚN TIPO DE PÉRDIDA, MI MÉDICO ME LO HUBIERA DICHO

Realidad: solo el 13 % de los facultativos realizan pruebas rutinarias de audición. Dado que la mayoría de las personas con pérdida pueden oír bien en entornos tranquilos (como en la consulta del médico), puede ser difícil para el médico diagnosticar el problema. Por eso, es importante acudir al otorrino o hacerse una revisión auditiva anual.

MITO: LA PÉRDIDA DE AUDICIÓN ES MOLESTA, PERO NO AFECTA A MI SALUD

Realidad: la pérdida de audición no tratada aumenta el riesgo de sufrir deterioro cognitivo, demencia, caídas, aislamiento social y depresión.  Se afirma que la carga cognitiva (esfuerzo cognitivo) roba recursos que el cerebro utiliza para otras funciones, como la memoria a corto plazo.  Se ha observado que tratar la pérdida auditiva puede revertir o incluso prevenir algunas de estas afecciones.

MITO: LA PÉRDIDA AUDITIVA NO SE PUEDE SOLUCIONAR

Realidad: durante años, muchas personas con pérdida en un oído, pérdida en frecuencias altas o daño en el nervio creían que no tenían solución. Esto podía ser cierto hace años; sin embargo, gracias a los avances tecnológicos, casi el 95 % de las personas con pérdida neurosensorial pueden mejorar significativamente gracias a los audífonos. 

MITO: SI HABLARAN MÁS FUERTE, OIRÍA SIN PROBLEMA

Realidad: la audición es como el micrófono biológico del organismo. Si has oído alguna vez un micrófono estropeado, quizás has notado que el sonido era alto, pero, como estaba distorsionado, era difícil poder entender algo.

Hoy en día, los audífonos aumentan el sonido al tiempo que reducen los ruidos de fondo y activan ciertas características de los sonidos para aclarar el habla. Además, la tecnología ha mejorado tanto que puedes conectarte a cualquier dispositivo bluetooth y utilizarlo a través de los audífonos.

MITO: SOLO LAS PERSONAS QUE PADECEN UNA PÉRDIDA SERVERA NECESITAN AUDÍFONOS

Realidad: normalmente, la pérdida auditiva ocurre de manera lenta y progresiva.

No poder escuchar el trino de los pájaros o el tictac de un reloj, por ejemplo, significa que has perdido tu capacidad auditiva completa. Si tienes problemas para seguir conversaciones en grupo o entender cuando hay ruido de fondo (como en un restaurante, en la calle, etc.), es muy probable que padezcas algún problema de audición.

Al igual que otros asuntos de salud, cuanto antes se ataje, mucho mejor. Incluso si padeces una pérdida moderada, tu estilo de vida y tus relaciones pueden verse afectados. Cuanto antes atajemos la pérdida auditiva, mejores opciones tendrás de que el cerebro aprenda a manejar y diferenciar los sonidos. Cuanto más dejemos la pérdida, más difícil será ajustarla y reaprender a escuchar de nuevo.

MITO: LOS AUDÍFONOS SON MUY CAROS

Realidad: como ocurre con casi todos los dispositivos tecnológicos, los audífonos también tienen diferentes rangos de precios. Existen distintos tipos o niveles de tecnología, por eso es muy importante dejarse asesorar por un buen audioprotesista, para que valore tu estilo de vida y pueda ofrecerte la mejor solución para tu día a día.  

Asimismo, también existen ayudas estatales de las que puedes beneficiarte.

En Puntolab, intentamos ofrecer tarifas competitivas para que tu vida mejore. Además, ofrecemos programas de mantenimiento, garantías y otros servicios que equilibran todos esos costes.

MITO: SI ME COMPRO UN AUDÍFONO, LO DEJARÉ EN UN CAJÓN… LO QUE HACE TODO EL MUNDO

Realidad: el hecho de conocer a alguna persona a la que no le hayan ido bien los audífonos, no significa que nos van a ir mal a nosotros.

En ocasiones, nos equivocamos con la elección del audífono o nos recomiendan mal el modelo que mejor se adapta a nuestra pérdida o estilo de vida, o el ajuste no es el adecuado. Hay personas que están muy incómodas en lugares concurridos o les molesta tener que cambiar las pilas o limpiarlo. En estos casos, la mayoría de las personas suelen no utilizarlo y por eso lo dejan en un cajón. Sin embargo, eso es lo último que debes hacer.

Si ya has tenido audífonos y has tenido una mala experiencia, quizás sea hora de intentarlo de nuevo, de probar otros modelos con una tecnología más moderna y dejarte asesorar por un buen profesional y por un buen centro.

Puntolab puede ser tu opción. Tu centro auditivo con un punto diferente. Sabemos dónde está la diferencia y cómo hacerla posible. 

MITO: MI AUDICIÓN EMPEORARÁ PORQUE MIS OÍDOS DEPENDERÁN DE LOS AUDÍFONOS

Realidad: este es uno de los mitos sobre audífonos que más preocupa a los usuarios. Tu audición no empeorará con los audífonos si están bien ajustados. Los audífonos proporcionan a tus oídos un sonido que, de otro modo, no podrías escuchar. Sin un audífono, no oirás los sonidos que solías escuchar y tu cerebro «olvidará» cómo eran esos sonidos. Es importante estimular la audición.

Si este artículo te ha hecho reflexionar sobre tu salud auditiva y el uso de audífonos, puedes empezar a cuidar tus oídos con la ayuda de nuestro equipo.

Si lo deseas, puedes contactar con nosotros en el 985 054 336 o visitar nuestro centro en Avda. de la Costa, 70 – Gijón.

PUNTOLAB AUDICIÓN, tu centro de audición con un punto diferente.